sábado, 8 de marzo de 2014

LA TRANSGRANCANARIA 2014

Roque Nublo con sus 1.938 metros y con ese Teide, mirándose cara a cara, susurrándose historias de sus antiguos guanches e historias de todos los locos que, cada año, nos atrevemos a subir a ellos. 
Y yo me digo a mi misma, Isabel, porqué te tienes que inscribir en estas carreras? 
pues mirar, por que son una pasada, porque iban "mis amigos" porque, cuando estoy dentro del tinglado, me siento viva.

Comienza mi relato de la TRANSGRANCANARIA modalidad Advance año 2014

No recuerdo que tarde fuí a Desnivell a ver a mi amigo Rodrigo Camino, quien me dice "Isabelita, te vienes a hacer la TRANSGRANCANARIA?", yo le contesto: pero en que fechas, Rodri, porque yo con calor y en las islas que son volcánicas, puedo morir. Isabelitaaaaaa.... si es el 1 de marzo, venga, anímate que vamos unos cuantos, Marco Perry, los dos Sergios, los dos Javis... va, veniros tú Josico y tú... en fin, que me faltó tiempo para estar dándole a INSCRIPCIONES... a mi Jose, le inscribí en la modalidad Advance y yo en el Maraton. 

Pero, que hago yo inscribiéndome en la Maratón? así que, cuando veo el perfil y me doy cuenta que casi todo es para "abajo" me entra el nervio y llamo a Marco. Le pregunto si yo estoy capacitada para hacer los 82 km de esa peazo ultra isleña y Marco me dice: "lo que yo no me explico es que haces tú inscrita en la maratón..." jaaaaaa... vamos, que me falto tiempo para enviar correo a la organización y realizar el cambio de prueba. Cuando Jose, se enteró, por medio del facebook, casi me mata !!! 


Comienzan los entrenos para esta prueba, los primeros meses me salían unos entrenos perfectos, me encontraba muy muy fuerte, pero sabeis, siempre pasa algo... el destino me tenía guardada una pequeña sorpresa. 


De un día a otro, todo cambió, caí con depresión, ansiedad, no podía entrenar, no comía, no dormía... la angustia invadió mi mente y me arrastró a un pozo que me llevó a mi Gabriela. 
De aquí, a una anemía y de esta a una gripe. Faltaban menos de 25 días para la prueba y yo estaba totalmente rota, así que, cambié mi mente y dije, en Garañon me retiro. Cuando ya pude trotar, los entrenos eran cortos, apenas 11 km de asfalto y 15 de montaña, dos veces a la semana. Pilates y poco más. 
Y llegó el día, volamos hasta Las Palmas de Gran Canaria, con ese cosquilleo y con algo, dentro de mi, que me daba la esperanza de tal vez poder finalizar la prueba. 
Creo, que mi Sandra, esos últimos entrenos con mi amiga, me dieron una pequeña esperanza, GRACIAS de todo corazón, porque gracias a tí, volé a la isla con una esperaza y un quizas. 

Al día siguiente, nos levantamos y nos fuimos a dar una vuelta. Compramos algo de fruta y nos fuimos a por los dorsales. Quedaban dos días para la ultra, así que, toca alimentarse bien y descansar. 
Recogida de dorsales, sol, calor, paseos y... llegó ese 1 de marzo, 4 de la mañana, suena el despertador. Me despierto con esas ganas de correr que intento contener, ducha, desayuno, amigos, guagua, FONTANALES
Mi Jose estaba radiante y mis amigos, esas makinas de personas, estaban guapísimos. Foto y papeles de colores que volaron sobre nuestras cabezas. Comienza la ultra, por delante, 84 km. 
Yo, solo pensaba en controlar mis fuerzas, en llegar, poco a poco, a cada avituallamiento... 
Valleseco km 7.5: Jose me miraba y yo, iba más que cansada ... agarramos agua, algo de comer y seguimos. Llevábamo 1:20'; la lluvia nos acompañaba.  
Teror km 13.2: mis fuerzas comenzaban a escasear apenas podía correr y veía que Jose cada vez tenía que esperarme más rato, le pedí que me dejara alli, pero quiso acompañarme un poco más.
El sol comenzó a hacerse hueco y a calentar, nos quitamos las chaquetas y comenzamos a subir por esas escaleras empinadas. Yo, apenas podía dar un paso sin tropezarme, Al cabo de 30' le dije a Jose que se fuera y entre sudor y lagrimas, vi como se alejaba.
Agarre una botellita de esas que te compras y que solo utilizas en un caso así, la bebí y comencé poco a poco a encontrarme mejor y llegué a Talayón, km 20. Vacié los dos bidones y los llené de agua fresca con hielo. Subida de pinos y de sombra, asfalto, plazita y comenzamos otra bajada hasta Tejeda km 28.2; me quedaban 10 km para retirarme, aqui, las fuerzas comenzaron a fallarme de nuevo... asfalto y calor, mucho calor.... y de repente, encontré un riachuelo. Paré y me mojé. el agua estaba fresca y me sentó fenomenal. Al cabo de unos metros, me encontré otro y aqui, me moje piernas, brazos, cabeza, todo lo que podía mojarme... seguí subiendo y de repente, apareció nevado, precioso, grandísimo, brutal ... mi Teide. Esa imagen, jamás se me borrará de la mente, parecía que podía tocarle, ,me paré y respiré, imágenes comenzaron a revolotear en mi mente, cuando era pequeña y subía a tirarme con unos plásticos por sus laderas nevadas, cuando subía al cráter y olía a huevo podrido, pero a mi, ese olor, me encantaba... ese volcan dormido que ha me ha visto crecer me inundó e hizo,  que justo, en ese instante, mi suerte cambiase... detrás de mí, apareció CAROLINA, una peazo de rubia, de 175 metros de altura y con un caracter que me impresió. No sé el porque me invitó a seguir con ella toda la carrera, me arrancó del suelo y me metió en su mochila. Mis piernas comenzaron a sentirse ligeras, la subida al punto má salto de la isla, al Roque Nueblo, fué todo una risa, entre cuenta cuentos, chistes y demás chismoteos femeninos. Iba con una energía que no quería ni pensarla, para que no se me terminase...
Pisamos el punto de control y comenzamos a trotar hasta Garañón, km 38.3. Me encontraba fenomenal, así que comimos un plato de pasta, bebimos coca cola y nos cambiamos de ropa. Estuvimos unos 50 minutos allí, hasta que salimos trotando hasta la "bola del mundo" así es como Carolina la llamaba. 
Subimos, junto con el "fivefinguers" y volvimos a bajar, por un lugar precioso, entre volcánico y lunar. Aquí, comenzó a caer el día. Antes de llegar a la bajada del camino de la plata, nos colocamos los frontales. 

Tunte 51.1 km, tardó en llegar, pero todo llega y el recibimiento por parte de las personas que estaban en el avituallamiento, fué un abrazo de cariño y atenciones. Me cogieron los dos bidones, los llenaron y me ofrecieron bocadillos y fruta. Salimos llenas de energía, dirección al penúltimo collado de la carrera. Aqui, nos agrupamos más de 7 corredores, algunos venían de la noche de antes y otros, intentábamos terminar esos últimos kilómetros, de la mejor manera posible. Mas de 7 km estuvimos todos juntos, hasta que Carolina decidió comenzar a trotar. Apereció frente a nosotras un cartel con el KM 25 HASTA META y aqui llamé a Jose. "amor, dónde estas?, yo le contesté, no dónde estas tú?. Yo estoy en el penultimo avituallamiento, a unos 16 km de meta, a lo que yo le dije, pues corre corre, que te pillo, que yo estoy solo a 10 km detrás de tí. comenzó a reir y a decir, yo sabia que tú no te ibas a retirar, cabudeta mia?. quedamos en llamarnos cuando yo llegase a la meta. Colgué y comenzamos a bajar... madre mía, que bajada más mala!! ya me lo había avisado Carolina y también Jose, pero collons, que necesidad hay de hacer las carreras por lugares así? en fin, que llegamos, algo enfadadas, al avituallamiento de Arteara km 66. Estábamos algo cansadas, yo, sinceramente, tenía ya ganas de llegar, pero aún nos quedaban dos horas para pasar por debajo del arco de meta. 
Desde Arteara a Machacador, fue un infierno, que pista más larga!!! pero por fin, llegamos a el avituallamiento, último de la ultra y km 74.4 apenas paramos, el novio de Carolina estaba alli. Nos dio ánimos y nos dijo, en la meta os espero, campeonas. 

Yo, apenas tenía fuerzas y le dije a Carol, GRACIAS por todo, mi niña, aquí nos despedimos, corre, que yo ya no puedo más. Ella me tiró un beso y la ví alejarse.


La señalización era escasa, bueno, había sido escasa desde Arteara, pero pasado este ultimo avituallamiento, tenían que haber señalizado mejor ese giro a la izquierda. No se el porque Carolina se equivocó y la vi que seguía por la pista y aunque la llamé y silbé, no me escuchó. Yo, me metí a la izquierda, un vehículo parado con un señor durmiendo dentro, hizo que me diera cuenta de que el desvío iba por ahí, por una zona de mucha maleza que me llevó al principio del barranco... piedras, tropezones, adelantamiento de corredores que estaban totalmente destrozados, aplausos, km 1 hasta meta y por fin, ese arco tan esperado, 
Escuché mi nombre, estaba tan cansada que apenas pude saludar a la gente que seguí ahí, esperando a sus amigos y familiares, escuché el tiempo, 
19 horas y 5 minutos, respiré, me quité el chip; pregunté donde estaba la guagua que me llevaría a por mi chaleco de finiser. 
Llamé a Jose, como habíamos quedado y de un bote subí a la guagua. Llegamos al sitio de dónde, hacía unas 20 horas, habíamos salido y salí corriendo, escuché a Jose llamarme y le dije, vamos, amor!! pero me dijo, vete tú, te espero aqui!!! entre corriendo, bajo las miradas de asombro de todo aquel que me cruzada, agarré mi chaleco y salí corriendo hasta dónde estaba José, quien me beso y me dijo, "mira que eres cabezona, yo sabía que tú no te ibas a retirar, lo que no me explico es como estás así de bien!!!" yo me reí y le contesté, amor, voy de geles de cafeía hasta el pirri, jaaaaa.... Y bueno, esta carrera, que comenzó entre lagrimas y sufrimiento, que poco a poco se me fue metiendo en el corazón no sólo por sus paisajes sino por las personas de los avituallamientos y el cariño con el que te reciben y ayudan, esta carrera que terminó con un beso, y con mi corazón lleno de satisfacción, ya pasó... la alegría de su recuerdo, me llena de orgullo y de reconocimiento ante las personas que han leído que he sido capaz de terminarla

GRACIAS primero que nada, a mi Jose, por aguantarme y callar 
GRACIAS a mi amiga Sandra, por los últimos entrenos, tus palabras y consejos, y sobre todo, por creer siempre en mi, TE QUIERO amiga.
GRACIAS a todos los que me habeís enviado ánimos y palabras que me hacían eco cuando las fuerzas me fallaban
GRACIAS a mi naturaleza, a estas piernas que tengo y a mi pequeño gran riñón, que está ahí, aguantando mis locuras sin apenas quejarse.
Aquí dejo esta imagen,  mi mochila, la que llevé durante esas 19 horas y más de 82 km, y que cuando estaba preparándola, metí en ella, LA ESPERANZA.

jueves, 20 de febrero de 2014

II TRAIL LA GRANADELLA 2014

Puñadito de locos que disfrutamos de cada paso
Domingo 16 de febrero, recuperada y mejor de ánimos? me preguntó mi Jose... pues claro que sí, vamos a disfrutar mucho, hoy será una preciosa carrerita en un lugar de sueño.

8:30 horas, fratelli de ondara. Alli ya estaba Manuel, llega Eva, Inma y Sandriña.

Llegamos a la zona del parque de cansalades. Recogida de dorsales, nervios, risas, cositas de mi Sandra que pregunta "pa que es esto?, pregunta mirando el chip, "es para un bono en el centro comercial?"  es que te quiero, loca!!! es el chip que tienes que colocarte en el zapato!!! 

En fin, que comimos algo de fruta y ya estaba todo el mundo preparado, dispuesto a enfrentarse a una mañana preciosa y fresquita, y nosotras cuatro, dispuestas a enfrentarnos a esos 21 km de pura montaña y pura naturaleza.

Foto de este puñadito de gente, a la cual quiero un montón y agradezco todo el apoyo que últimamente me han dado.

10:00 de la mañana, comenzamos a trotar. El primer kilómetro, con una cuestecita picona que nos saltó las gotas de sudor. Y de repente, TAPÓN!!! más de 10 minutos parados... per amor de deu sant, esto que coño es? pasamos esos diez minutos lo mejor que pudimos, entre chistes, risas y meaditas detrás de un arbusto. 

Y, volvimos a trotar y esta vez, sería sin parar apenas... sendita preciosa y serpentina, subida, pista, saludos a los caminantes que conocía y ya estamos en el primer avituallamiento, km 5. Bebo agua, grito a mis dos locas compañeras, vamossssss y Evita, nos pide permiso para "volar". Corre guapa corre y disfrutala. Nos vemos en la meta!!.

Mirador Granadella
Yo, me adelanto, sé que Inma y Sandra, en dos patadas me van a agarrar, así que, poco a poco, voy haciendo metros que se van combirtiendo en kilómetros... y de repente, escucho unas risas detrás de mí, aqui las tengo, a pili y mili, pero podrán callarse? jaaaaaa... la madre que las parió, estás dos, hablan más que los diputados. 

Mirador Granadella
Zona de Benitachell. Aqui, tendremos una senda preciosa y algo técnica. Inma bajaba super rápido y muy muy bien. Yo, la seguía, detrás mi Sandra y detrás, más gente.
Km 9, otro avituallamiento, comemos algo, más agua. Comienzo a encontrarme algo cansada, será el calor, no lo sé. Bajamos por la senda que nos lleva al barranco de la playa de la granadella y de aqui, subidón subidón!!!! esta es la subida más dura que hay. Así que me tomé el gel que llevaba. Entre pasos y sudores, llegamos a la zona más bonita de la carrera. Aqui, mis dos compañeras, ya estaban al lado mio. 

JOSE
Cámara que veíamos, foto que nos hacíamos. Estos últimos kilómetros se nos van a hacer eternos como sigamos haciendo de modelitos!!! jaaaaaaa..... 

EVA
Y que más da, soltó Sandra... así que, llegamos a las ruinas del mirador de la granadella. Ruinas? yo solo veo un montón de piedras!!! soltó Sandra, jaaaaa......

Ahora toca una subida preciosa, algo dura pero merece la pena, veis hasta dónde subimos?.. Fotos y venga chicas, que tengo unas ganitas de llegar a meta.

De nuevo, barranco, playa, último avituallamiento y vamos que nos quedan 5 km!!!

Y entre charreteo de esto y de aquello, de los amores entre el hijo de Sandra y la hija de Inma, nos plantamos en el mirador de prevención de incendios del parque. Ahora, todo es para abajo... pista, senda, asfalto y meta...

Y llegamos a la meta, agarradas de las manos y con una sonrisa. 

GRACIAS amigas, habeis conseguido que hoy vuelva a sonreir y sobre todo, que esta carrera haya sido toda una fiesta.

Y para terminar, frase de mi querida Sandra " ISA, PORQUE HAY DOS MARCADORES?"... jiiiiiii.... te quiero, amiga.


lunes, 17 de febrero de 2014

IX CARRERA POR MONTAÑA SIERRA DEL COTO

El fresco de la mañana, de ese 26 de enero, era cortante pero el día alumbraba un sol que nos calentaría, poco a poco, y haría que nuestras piernas entumecidas volaran por las montañas de Monovar.
Bonito sitio, pensé y entre pensamientos y encuentros con gente que llevaba tiempo sin ver, mi otro yo, me hablaba y me decía que hoy iba a sufrir mucho.
Emocionalmente estaba tocada y físicamente también, pero intentaré sonreir en cada paso, porque sin tí, montaña, yo no soy la misma... Comenzamos a trotar, yo, me coloqué de las últimas y poco a poco, comenzamos a subir.
Llegué al primer avituallamiento cansada. 

Tocaba la subida de la carrera, una subida que se me hizo más cuesta arriba de lo que realmente era. 
Paradas, pensamientos, paradas y lágrimas.
Una carrera preciosa pero que me estaba costando la piel.
Entre respiraciones y pasos cortos, me encontré una flor y una princesa; me dieron ánimos y me arrancaron una sonrisa.
De repente, la cima, el punto más alto, km 12 de la carrera... alli arriba, me desanimé, porque el chico ya había recogido todo. Me preguntó, pero aún queda más gente? yo le miré y dije, si yo y dos más.
Psicológicamente me hundí, me sentí pequeñita pequeñita y de repente, la rabia recorrió todo mi cuerpo. Comencé a castigarme psicológicamente y entre riñas internas y demás tropezones, llegué a otro avituallamiento. 
La idea de retirarme se me hizo más que presente pero, la idea de pasar por debajo del arco de meta fué más fuerte, así que entre pequeñas dudas y dolor de personalidad, continué corriendo.
Bajé, subí, subí y subí, volví a pasar por el avitualliento y de ahí, que ya iba la última y con el coche de protección civil detrás, me relajé y dije, bueno lo importante es terminarla.  
Si, si si si, me decía mi orgullo... eres una repakete total, has tocado fondo y ahora, te verán todos llegar la última y efectivamente, cuando me aproximé al arco de meta, marcaba 3 horas y 51 minutos. 
Por un lado, me alegre de entrar dentro del tiempo máximo permitido, pero cuando me ví, alli, detrás del vallado, a Sara, Héctor, Manuel y Jose, me derrumbé. 
Me agarré a Sara llorando como una magdalena, avergonzada por como había terminado, besé a Jose. Devolví el chip, recogí la camisa y comí algo. 
El camino de vuelta, iba haciéndome la dormida y escuchando hablar a Jose y a Manuel. 
Llegué a casa, me duché y fuimos a comer. Y de repente, me llegó una frase de una amiga, "NO ESTA EN VECEN SIEMPRE SI NO EN NO RENDIRSE NUNCA" me recorrío un paz interior que me hizo cambiar la cara y el ánimo, me hizo pensar en la ultra de Las Palmas y reconocer que mi cuerpo estaba cansado, mejor dicho, agotado. Así que, ahora, lo único que me queda, es mirar para arriba.

lunes, 30 de diciembre de 2013

III San Silvestre Vall de La Gallinera

Y que mejor manera, que finalizar este 2013, con unas cuantas risas y con una muy buena compañía.
Nos apuntamos a esta trotadita por la preciosa zona del Valle de La Gallinera, un valle precioso que une los pueblos de Benirrama, Benialí, Beniaia, Benisivá, Benitalla, Alpatró, Benissili y Llombai.
Y bien, a lo que iba, que quedé con Alex y demás compañia enfrente de la casa de este. Agarramos dirección Benisili y como no, llegamos tarde.
Eran ya las 8:55 minutuos, cuando estacionamos la furgo en Benisili. Demasiado bien, pensamos, y no hay nadie? Una mujer nos dijo que era más arriba, a unos 800 metros, así que comenzamos a correr, asfalto hacia arriba. Mi corazón iba a mil y mi barriga tamibén. Los chicos me iban esperando hasta que escuchamos el cohete de la salida; nos quedaban, aún, 200 metros hasta la fuente y estos comenzaron a zumbarle de lo lindo. Detrás de ellos y como galgo en cuerpo de Coquer, mi Uco. 
Agarré la sendita y le grité a alguien si teniía clines. Raul me dejó un paquete. Gracias!! No podía más!!!
Una vez aliviada y con mejor cuerpo, comencé a bajar por la senda empedrada del pueblo de Benisili. Pasé por el lado de mi furgo y dije, por dios! si me hubier quedado aqui, me hubiera ahorrado esta acalorá, así que me quedé en manga corta y uf!! que bien que me sentía. 
Pasamos por Benisili, foto. Pasamos por Alpatró, foto. Y aquí, tuve que agarrar al perrin, ya que no hacía más que buscar a Alex y como veía que había personal que no le hacía mucha gracia, pues me quedé detrás del todo. 
 Iba pasando pueblos y en cada uno de ellos, había avituallamientos muy singulares a base de cazalla, moscatel, polvorones, café y demás dulces de estas fechas; que sitio más bonito y más bonito!!! la luz del día reflejaba en las montañas de la izquierda. Yo iba pensando en mi Jose, aquí, tengo que traerle.
En fin, que iba pasando kilómetros y pueblos. Mi Uco iba feliz y yo, más aún.Y al final, llegamos al último 
(o al primero, claro... ya que la carrera era desde el pueblo más alto hasta el más bajo). Aqui, a la entrada del pueblo, estaba esperándome Alex. Uco se volvió loco cuando le vió, pero este animal, que cariño le ha agarrado a Alejandro!! jaaaa... Y bien, que he terminado el año en una buena compañía, con una buena trotadita mañanera y como recompensa, un almuerzo que me sirvió de comida. 

BUENO, PUES YA ESTÁ, OTRO AÑO MÁS... OTRO AÑICO QUE HE INTENTADO LLENAR DE FELICIDAD, DE SUEÑOS, DE RISAS Y DE BESOS. 

UN AÑO QUE HA TENIDO SU LADO TRISTE POR LA PÉRDIDA DE UNA AMIGA Y UN LADO ALEGRE POR EL NACIMIENTO DE UNA PRINCESA. 

EN FIN, QUE HASTA SIEMPRE 2013 Y SOBRE TODO, GRACIAS A TODOS AQUELLOS QUE ME HABEIS DADO UNA EXCUSA PARA SONREIR.

martes, 17 de diciembre de 2013

II TRAIL LA MANGA

Domingo 15 de diciembre de 2013, penúltima vez de este año que troto y esta, no tenía que haberla hecho, pero mira, me comprometí con Nuri y eso es lo que cuenta... 
Llevaba unos días con frio y malestar en el cuerpo, apenas tenía ganas de comer y dormía más de la cuenta, estaba "macerando" el virus del constipado que apareció al lunes siguente de este trail.
Con toda la emoción del mundo, mi Josico me dejo en la puerta de la casa de Nuri en Elche. Llegó Conchi y de alli, dirección La Manga del Mar Menor en las Mursianicas tierras de las Murcias. Mira que me gustan a mi estas tierras, carajo y que poco que vengo !!! además, aqui, y parece mentira, hay unas montañas muy muy chulas, casi tan chulas como MIS MONTAÑAS jaaaaa .... 
Bien, llegamos al hotel, la amiga de Nuri, Pilar, nos enseñó la habitación, ducha y vamos a cenar, pero antes, nos hacemos unas cervecitas ??? Hablábamos de esto y de aquello, Nuri estaba más que nerviosa de su estreno en la montaña y nosotras, no hacíamos más que decirla que se tranquilizara, que iba a triunfar y encima, se iba a enganchar... porque, el correr por montaña, engancha, querida amiga.

En fin, que llegó la noche y con algo de frio, nos metimos en la cama. Al día siguiente, ninguna quería levantarse, estábamos algo "emperraicas" y muy muy calientes entre los edredones... al final, nos vestimos unas más que otras, pues yo fui a desayunar en pijama (si si si en PIJAMA) y después, nos pusimos nuestros trajes de guerreras !!. Yo tenía mucho calor, demasiado calor, pero que se yó! puede que sea el producto ese que me tomo, que me sube la bilirrubina!! jaaaaa.... 
Bien, arrancamos el coche que estaba super bien estacionado y nos encaminamos a la zona de salida... Alli, dorsales, amigas que faltaban, foticos, risas, calentamientos, ai omá que me meo, ai omá que me ... 
Y llegaron las 10 de la mañana, tropetazo y comienza el trail. Nada más comenzar, Nuri iba a una marcha rapida, Conchi y yo, la seguiamos, cada vez a más distancia. Los primeros dos kilómetros eran de asfalto y de subidita, ibamos a un buen ritmo, a 5.40. Pero, según pasaban los metros, yo me encontraba fatal, pesada y tenía la sensación de pesadez.
Entramos en la pista y Conchi se me fué... me quedé rezagada y al comenzar la senda, me costaba mucho ir adelantando a la gente, me di cuenta que esta trotadita iba a ser algo desastrosa, pero bien... cuenta pa bajo, consigo adelantar a unos cuanto y de repente, pista pero una pista empinadita, con piedra suelta y con mucha gente que subia camianando, en bici, que bajaba corriendo y yo, cada vez iba peor. A unos 300 metros del punto más alto, me pasó Nuri, la vi fenomenal, iba perfecta y muy fuerte. A unos 100 metros de la cima, pasó Conchi... y por fín, llegué y me tuve que parar. Mi corazón iba a mil y tenía ganas de tirarme por el precipício... agua, plátanico y venga, pa bajo!! Quedarían unos 5 km todos para abajo, pero seguía sin encontrar el ritmo. Así que comencé a pensar en cosas, en gente, en lo que iba a hacer y en lo que no y me vino la imagen de mi madre a la cabeza, a un km de la meta, comencé a llorar. Tuve que pararme, apenas podía respirar... me ahogaba, mi corazón me dolía y esta puñetera ansiedad que desde hace unos años me persigue, me estaba clavando los dientes; Isabel, venga, que no pasa nada, respira y sigue, que si no, no llegarás nunca a la meta, repakete!!! así que me limpié la cara con las manos empapadas de sudor y lágrimas y seguí. Pasé por el coche y alli, ante de la meta, estaba la Nuri esperándome. La agarré la mano y me llevó hasta la meta.
Y por fín llegué, habían pasado 1 hora y 7 minutos desde que salí, cuesta pa rriba y con 10.500 metros para mi solica.
Termine triste, con la sensación de una carrera bonita pero que me había sentado mal y que el tiempo que reflejaba mi reloj era de PAKETE total ... pero claro, todas las veces no voy a disfrutar, ni voy a sentirme como en Chiva, o en Donosti... así que, pensé en otra cosa y disfrute del resto del día al lado de este puñaico de mozas.

AHORA, A TERMINAR ESTE AÑO, A TERMINARLO Y A EMPEZAR OTRO, OTRO AÑO LLENO DE MUY BUENAS CARRERAS, DE NUEVAS METAS, NUEVOS TIEMPOS, NUEVAS VISTAS E INTENTANDO QUE "MI GENTE" SIGA AHI, A MI LADO... PORQUE ESO, ES LO MÁS IMPORTANTE.

domingo, 15 de diciembre de 2013

II TRAIL CHIVA 2013

Otra vez había disfrutado 100 por 100 de este trail; aún recordaba algunos lugares y eso me dio confianza, tal vez por eso, iba disfrutando de cada pasito de estos 34 km.
Hoy, os intentaré redactar, lo feliz que fuí durante esas 5 horas y 15 minutos. Y más feliz que fuí, cuando vi pasar por debajo de meta a mi Jose, pero eso, lo vamos a dejar para dentro de unos cuantos renglones, vale?
En fin, 6 de la mañana y ya estábamos despiertos. Habíamos podido meter la furgo dentro del parking y jopelines, que diferencia, que calenticos que habíamos pasado la noche. Escuchábamos llegar a la gente, como iban estacionando, las conversaciones y los nervios que afloraban en cada palabra. Jose se levantó y comenzó a desayunar y a vestirse. Su ultra comenzaba a las 7 de la mañana. Así que sobre las, 6.40 estábamos ya en la zona de salida. Comenzamos a ver a Amand, Marco, Sergio, Alejandro y Felipe, este último, correria conmigo la trail. 
Emocionadísima, despedía a estos peazos de máquinas y con esa emoción y esperando que fueran las 9 de la mañana que era cuando la trail salía, nos fuimos a tomarnos un café. La verdad, es que esas dos hora se pasarón rapidísimas y cuando me dí cuenta, ya estaba trotando por la primera pista de subida. La temperatura era perfecta, el sol estaba calentando todos los rincones helados que había dejado la noche; Felipe y yo, íbamos a un buen ritmo, habíamos salido los últimos y poco a poco, íbamos agarrando posición. 
Llegamos al primer avituallamiento km 9 y al segundo km 15, dónde nos encontramos a un puñado de "abejas maya", qui nos paramos algo más y comimos plátanos, pasas y naranjas. Como puedo comprobar, estas señoras siempre tienen alguna idea buenísima para elegir un disfraz.
Bueno, seguimos. Las horas iban pasando y la verdad, que me encontraba muy bien. Siguiente avituallamiento, Km 22,5. Aqui me pegó un pequeño bajón, el calor del almediodia comenzó a machacarme y tuve que agarrar el gel. Sabía que me quedaba el "rampón" de la carrera. Los kilómetros que fueron de este último avituallamiento hasta el km 25 se me pasarón bastante bien. Una zona preciosa y técnica, entre subes y bajas que daban juego y entretenían a una mente ya castigada. Y cuando me dí cuenta, estaba frene al rampón de la carrera. Aqui, comenzaron a llegar los de la ultra, pasaban con rayos!!! esos metros de subida, me costaron. Pero entre las conversaciones de la gente y demás pensamientos, llegué arriba y comencé a trotar.
La senda era preciosa. Sabía que detrás de aquella colina, estaba la bajada hacia la meta. En la bajada adelanté a dos personajes que iba "dándoles ventajas" y al final pude alcanzarles. Y entre su asombro y mir risas a voces, les grité "EN META OS VEO,CHICOS!" y poco a poco y con algo de cansancio en mis piernas, llegué a los últimos kilómetros. 
Eran ya las 2 de la tarde, me quedaban 3 km para llegar y de repente, sentí una mano en mi espalda, era Marco!!! que alegría que me dió, alegría, sustó porque casi se me estampa de un tropezón que se pegó y fuerza. Comencé a trotar y de repente, me encontré callejeando por las calles de Chiva. Y pasé por debajo del arco de meta, 05:15:00 horas. Había sido otra carrera llena de muy buenas sensaciones; ahora, iría a ducharme y a esperar a Jose.
Agarré el caldo caliente, el bocadillo y publiqué mi llegada en el face. Envié wassap a mi hermano Eladio y a Jose, de que ya había llegado. Pero, tenía miedo de perderme la llegada de Jose, así que cuando llegué a la furgo, lo que hice fue lavarme con las toallitas y salir pitando a la zona de llegada. 
Era emocionante ver llegar a la gente que conocía. Vi llegar a Alex y a Amand, este estaba eufórico de alegría. Vi llegar a Sergio y a Manolo que como siempre, en cada ultra se supera. Y pasaban los minutos y Jose no llegaba. Yo me estaba poniendo nerviosa, habían pasado ya 9 horas y media y Jose no llegaba. Y entre mis nervios y la noche que iba cayendo, vi llegar a Jose, con la cara desencajada de sufrimiento pero con esa sonrisa que le caracteriza. 
Había conseguido terminar su primera ultra, una ultra muy dura y como siempre, aunque le duela el alma, ahi lo teneis, felíz como perdíz... y colorin colorado, estamos colgados!!!! jaaaaaa

jueves, 28 de noviembre de 2013

MEDIA MARATON DONOSTIA - SAN SEBASTIAN


Esta vez fuí a por la media maratón en Donostia... y sabeis que? hice la mejor marca que jamás pude imaginar
Tortuguita fue liebre por un día
Todo comenzó porque Almu se quedó con 
esa espinita clavada y la propuse la maratón de Donosti, un sitio con encanto y al que no me canso de ir y de volver y de repetir. Ese lugar, que conocí junto con mi querido Manué aquel día de septiembre cuando finalizamos nuestras TRANSPIRENAICA en el 2011. Bien, a lo que iba, que le propuse a Almu el hacer, ella y mi Josico, la maratón (sólo apto para valientes) y su marido y yo, la media. En fin, que después de algún que otro malentendido que siempre se quedan en el corazón y no se quedan en la lista de amigos del facebuke, nos plantamos, el viernes 22 de noviembre en Bilbao y de ahí, a San Sebastian - Donostia, dirección GPS Pensión Aida. Sobre las 21.00 horas, ya estábamos mojándonos por las calles de esa ciudad y nos fuimos a cenar. 
Estábamos tan cansados y tan famélicos, que en el primer sitio que encontramos, alli nos metimos y zampamos como cuatro gatos hambrientos. Risas y comentarios varios de los cuatros "individuos" que teníamos en la mesa de al lado, se nos hicieron las tantas. Acabamos llenos y felices. Caminamos hasta la pensión y de ahí, a dormir. Mañana no tendríamos ninguna prisa por salir a la calle, pero a las 9 de la mañana, os tocaré la puerta, jaaaaa...
Y amaneció algo gris, había estado toda la noche lloviendo. Tapados hasta las orejas y con paraguas en mano, salimos a la calle para desayunar. Nos encontramos una preciosa pastelería con café aromático y demás degustaciones de la zona, que nos cambió la cara y el día. De ahí, a por los dorsales. Almu estaba nerviosa, se notaba su preocupación por ese pie, que llevaba "de colores" y aunque el resto del equipo decíamos que no se preocupara, ella tenía su runrun. En fin, que para el Estadio de la Anoeta y de ahi, iríamos a recorrer la zona de los pinxitos y del txacolí. 
La mañana se nos pasó más que rápida y en un res de tiempo, estábamos frente a un trozo de vaca vieja que era más grande que el bar, jaaaa.... que bien que nos lo pasamos. Estuvimos de compras y tomando café. Bueno, café, paseo, pasteles y demás... oscureció y el cielo estaba gris pero no había llovido en todo el día. Así que, las previones para mañana, serían iguales, o eso decíamos.
Fuimos a cenar y de ahí, a la cama. Yo no me encontraba  nada bien, ese pastel me había sentado más que mal... me fuí sin cenar y con la barriga revuelta. Caí redonda y sobre las 5 de la mañana me desperté, no llovía. Así que volví a caer hasta que la música de mi despertador dijo "hora de vestirse, hoy es el día, amiga!!!"
Jose estaba demasiado callado. Yo, con esa pequeña sensación de culpable por haberle inscrito en la maratón y aunque le pregunté y requerepetí si quería hacerla o no y él me seguia respondiendo que siiiiii.... esa mañana, estaba demasiado callado. A mi se me saltaron las lágrimas en el aseo, me sequé la cara y salí con el "traje de luces" dispuesta a disfrutar de cada metro de esos 21 km que me esperaban. 
Caminamos hasta el estadio, tomamos café, nos encontramos con un chico que habíamos visto en Torla y entre prisas y demás, dejamos las bolsas y vamossssss..... Comenzamos a trotar, yo no sé que sería pero me sentía bien. Iba al mismo ritmo que las tres gacelas a las que acompañé durante algo más de un kilómetro, hasta que Jose contestó a la pregunta de Almudena y escuché "vamos a un ritmo de 5.20, justo ahí, me dije "Isabel, baja el ritmo o no llegarás ni a la primera vuelta". Así que dejé que se fueran, ví como se iban alejando alegremente y mezclando con la multitud de corredores. Me quedé sola pero feliz, pensando que lo único que tenía que hacer, en esos 21 km, era correr. 
Pasé por el Estadio Anoeta, km 6, primera vuelta. Sensación perfecta, ligera y el frio que rozaba mis brazos... tenía el mapa grabado en mi cabeza, iba recorriendo mentalmete, cada kilómetro que tenía que pasar: km 8, km 10, paseo de la play, túnel, esto ya lo conoces, Isabel, del año pasado, ahora, aligera el paso porque lo que te queda es na y menos. 
TIEMPO 02.03.34
Me dió un pequeño bajón, así que agarré mi MP3 y me puse música. Miraba al suelo y pensaba, corre, corre, no dejes de correr... y llegó el punto dónde nos dividíamos con los de la maratón, el km 14.5. Un señor repetía, media maratón izquierda, maratón derecha!!! giro brusco y de nuevo, un buen ritmo. 
Poco a poco, paso de nuevo por el túnel, me acuerdo del año pasado cuando le iba marcando el ritmo de carrera a Stephanie. Llego al penultimo avituallamiento, por favor Isabel, vas muy bien!!! un chico me corta el ritmo al ir a agarrar un vaso de agua, pero no me importa, me paro, bebo isotónico y sigo.
La gente animando eran como el aire en los pulmones que te faltan, como esas alas que te hacen no rozar el suelo... km 18, ultima subidita y veo a una mujer que apenas podía ya con su alma, me viene a la mente la imagen de Nuria Picas agarrando a una corredora en la Cavalls del Vent y tiendo mi mano, se agarra a mí y "tiro" de ella. La gente aplaude y ella me agradece el gesto. La digo "vamos, vamos, ale ale" ritmo, piel de gallina de la emoción, respiración, gotas de agua mezcladas con el sudor... y por fin, entró en el estadio. Miro y la mujer me sigue y me hace un gesto que yo interpreto como, por favor, márcame el ritmo en estos últimos 300 metros. 
TIEMPO 03:51:00
La gente aplaude y yo me emociono, tenía la sensación de estar corriendo como gacela. El tatami del estadio flota bajo mis pies, revuelta y alli estaba el reloj de meta marcando 02.07.00 ... Isabel, lo has conseguido... 
La mujer me abraza y entre tos y emoción, recojo la bolsa del corredor, llena de fruta y de agua. Me dirijo a por la bolsa y de allí, a las duchas. Envio wassap a Javi, como habíamos quedado y me contesta que está fuera, frente a la puerta 23. Cuando iba a salir, me llama, prefiere ir hasta la zona de las duchas, para hacerse un café y alli, esperar a Almu y Jose. Y llegaron. No pasó mucho tiempo, el tiempo suficiente para ver el espectáculo que nos estaban dando todos los corredores, las lágrimas, las caras de sufrimiento y de alegría, los gritos de animación de la gente. 
Y llegó Jose, iba feliz como siempre con esa sonrisa que le caracteriza y ese correr fácil, parace mentira que lleve 42 km en las piernas, este Josico mio es lo más fuerte del mundo; al cabo de unos minutos, llegó Almudena, con la cara de sufrimientos pero de satisfacción. 
Fotos, gritos, vídeos y vamos a esperarles a la salida del estadio. Tardaron en salir unos 15 minutos. De camino hasta las duchas, nos iban contando lo que habían vivido. Almudena apenas podía caminar. Y bien, el resto, pues ya os lo podeis imaginar... Y como todo en esta vida, pasó otra más, pasaron los entrenes para esta prueba, pasarón los aviones y las esperas, los miedos y el sudor. Pasaron las lágrimas y los dolores de piernas, el tener entretenida la mente mientras correr y pasó la emoción de ver el tiempo en el que terminas una carrera... 
Estoy muy orgullosa, de estos tres personajes a los que tengo que agradacer un perfecto fin de semana... 
Esta es la cara de satisfacción cuando terminas algo que te ha costado tanto. La cara de satisfacción, cualdo cuelgas la foto de entrada a meta en el face y ves que todo el mundo te da la ENHORABUENA. 
Cuando lees que tus dos hermanos te dicen que eres una makina y sientes, en cada letra escrita, su orgullo. ESO ES FELICIDAD!!!