martes, 29 de septiembre de 2009

Camino a Santiago por el EL CAMINO FRANCÉS o también conocido como LA VÍA LÁCTEA



Del 10 al 18 de septiembre de 2009

773 kilómetros en 9 etapas

"la vida no es nigún pasillo recto y facil que recorremos libres y sin obstáculos, sino un laberinto de pasadizos, en el que tenemos que buscar nuestro camino, perdidos y confusos, detenidos, de vez en cuando por un callejón sin salida. Pero si tenemos fe, siempre se abre una puerta ante nosotros; quizás no sea la que imaginemos, pero si será finalmente, la que demuestre ser buena para nosotros"

1ª ETAPA: Sant Jean Pied de Port a Trinidad de Arre (65 km):


El día empezó con un buen desayuno y después de colocar todo en las respectivas alforjas, nos decidimos a salir del albergue. Gema, se había ido ya; todavía no sabía lo que me iba a deparar este paseo por el norte de España. Cuando llevába ya 5 kilómetros, pude ver a Gema y pensé: Dios mío, como camina esta niña! Hacía un día muy bonito, con mucha niebla, al principio, pero una vez en lo alto de la montaña las vistas eran magníficas.

Desde lo alto del monte, en la frontera de Francia con España, se puede apreciar lo maravilloso que la madre Gaia nos regala, a estos humanos ignorantes que tiran chicles al suelo, tal vez por hambre o tal vez, por que en el fondo es un humano más. Cada día se aprende algo…



Desde aquí, doy las gracias por estar viva, desde aquí, un saludo a toda la gente que me rodea y que me acompaña, desde aquí sonrío una vez más y siento cuando quiero a mi madre, a esa viejecita que me dio lo único que tengo, las ganas de vivir y ese hambre voraz por la aventura.



2ª ETAPA: Trinidad de Arre a Los Arcos (74 km):
Comenzamos el día con mucha ilusión y con más ganas. La noche se hizo corta y después de recolocar mis alforjas, comenzamos una etapa más.




Pasamos por pueblos con un aroma especial, como el de Cizur Menor, dónde todavía consevan la cruz de la Orden Templaria.


La subida a el ALTO DEL PERDÓN, fué alto pesadita, no por nada, sino porque tuve que arrastrar la bici en casi todo el recorrido, ah! eso sí, una vez arriba las vistas eran preciosas.















Lo mejor de todo, la bajada y como yo la bauticé "LA BAJADA DE LA RISA", pues entre escalón y escalón y evitando el caerme, me entraba la risa pensando "ah! señor, como me caiga la ostia que me voy a dar!"

Otro pueblecito con encanto medieval, es el pueblo de Uterga, donde se respira el paso de los cátaros. Mas tarde pasamos por El puente de la Reina o Gares y Estella, mis recuerdos me llevaron a los libros de Toti Martinez de Lezea.











3ª ETAPA: Los Arcos a Viloria de la Rioja (95 km):

Terder día de subidas, bajadas, empujar la bici, arrastarla y sobre todo y como podeis ver en la imagen, cargé con mi bici, ah! eso sí, me lo estaba pasando pipa, mi sonrisa siempre en mi cara.


Pedaleaba y cruzaba comunidades con una rapidez impresionante, sin dejar de saborear cada rincón, cada olor, cada momento de tranquilidad.
















En esta etapa, Andrés y yo empezamos a distancianos, pues yo estaba algo cansada y claro, el mozo pedalea que da gusto! pero al final, llegamos al mismo punto, al albergue privado de Viloria de la Rioja, dónde tienen una gran colección de Paolo Coehlo. Os recomiendo el sitio, son una pareja algo especial, pero se cena y se duerme muy ricamente, ah! si no teneis de vecina a una yanqui de 150 kilós de peso, eh! Andrés...

4ª ETAPA: Viloria de la Rioja a Hontanas (92 km):

Lo que más me gustó de este día, fué el tropezar con gente como “los tres mosqueteros” CÁNDIDO, (Andrés), LUIS Y CARLOS… cuando subíamos los montes de Oca.













Te acuerdas Cándido, como nos reíamos subiendo la dichosita cuesta? Yo, todavía recuerdo esas morcillitas y esas cazoladas de callos que te comias! Desde aquí, un besazo.



Y en Burgos y sin comentarios a esta imagen, pues vale más que mil palabras, nos pusimos hasta arriba en la tasca del morito, os la recomiendo, detrás de la catedral, IMPRESIONANTE!!!!

















5ª ETAPA: Hontanas a El Burgo Ranero (112 km):

Bueno, JORNALERA DE LOS PEDALES, un día más! el paso por bonitos pueblos y las llanuras de Castilla era duro. Aquí os dejo unas fotitos, hay pocos comentarios porque pedaleaba sin parar para poder quitarme de encima este calor y estar interminables pistas, largas y polvorientas pistas de Castilla.

Pasé por las ruinas de San Antón

Castrojeriz
Entre Palencia y León y por Sahagún

6ª ETAPA: El Burgo Ranero a Rabanal del Camino (105 km):
Señor, señor! más polvo, mas calor, menos agua, pero un encanto que merecen la pena.

Mansillas de las Mulas
Entre León y Astorga



Hospital de Órbigo, un pueblecito encantador entre las llanuras de Castilla

7ª ETAPA: Rabanal del Camino a Vega de Valcárcel (72 km):

Después de una noche algo multitudinaria, pues en el refugio no cabia ni un alfiler, desayunamos muy muy bien, los tres mosqueros y yo, me puse la canción de Fito y preparadísima para la subida a la cruz de hierro.

Subiendo hacia la Cruz de Hierro pasamos por esta taberna celta “LA TABERNA DE GAIA” bonito nombre y bonitos símbolos. Llevé mi piedra, con el nombre de mi viejecita que la tengo algo pachucha y el mio, pero no la dejé aquí, no me gustó mucho el lugar, lo ví sucio así que de vuelta conmigo a casa… en otra ocasión la dejaré. Este día fué algo triste, no sé, estaría ya encubando la dichosa gripe que me agarró al día siguente subiendo el O'Cebreiro, pero bien, al final en el refugio, un sito horrible, un barracón frio y sucio, pero bueno, una cama.

8ª ETAPA: Vega de Valcárcel a Vendas de Narón (95 km):

Después de una noche fría en aquel barracón, me esperaba la subida del O’Cebreiro. Fue dura pero al final tuve esta la recompensa, observais? unas vistas preciosas.
El Alto de San Roque

Brea… Ya me quedan 100 kilómetros

Esta etapa no fue muy bonita, estaba algo resfriada y tenía ganas de llegar a una cama caliente. Empezaba a sentirme muy mal. Llegué, junto con dos chicos de Huesca, a un albergue encantador, en mitad del bosque gallego. Cansadísima y con algo de calentura, me duché y cené un caldo gallegó que me levantó el ánimo. Creo que le dí mil veces las gracias a la señora del bar.

9ª ETAPA: Vendas de Narón a Santiago de Compostela ( 63 km):

Preciosa etapa, me recompensó todo el cansancio acumulado en mi cuerpo. Recorrí a pie muchas sendas y caminos para poder saborear la soledad de los montes Gallegos y oler su aroma. Sendas sombrías con olor a eucaliptos y pinos.

El Monte del Gozo y realmente es así, pues no sabéis que satisfacción da cuando sabes que tan sólo te quedan 5 kilómetros…

Me dólía la gargante, tenía fiebre y ganas de terminar de pedalear. Eran las 14.30 horas de la tarde.
Santiago de Compostela, después de 8 días y medio (9 etapas), de 773 kilómetros, entré, a las 15.05 horas en la plaza de la catedral de Santiago. Con fiebre y cansada, decidí dejar de pedalear. Finisterre me espera para otro año, aquí dejó esta aventura




4 comentarios:

Simon dijo...

Bienvenida a casa.

Maria Isabel Vicente Lopez dijo...

Hola Simón, ha sido una experiencia muy bonita; nada más que pueda, publicaré todo. Un abrazo

K@R dijo...

Pero que envidia que me das, ahora teno un colega haciendo el camino de santiago andando, lleva ahora 15 días y no le queda mucho para volver.
Esta vez lo hace el solo... pero hizo lo que estás haciendo tu y yo quierooooo!!!

Jjejeje! Me alegro de que disfrutes la vida así! yo por mi parte estoy pegando un megarepaso a tu blog que es muy interesante.

Continúo....

Maria Isabel Vicente Lopez dijo...

Yo hice el camino de santiago por pedalear durante una semanita y hacer cerca de 800 kilometros, conociendo la cultura y gastronomía de este rico pais. Si algún día piensas hacerlo, hazlo sólo, lo disfrutarás muchísimo y además, vete por el camino no por la carretera.
Saludos