domingo, 2 de noviembre de 2014

V carrera Catí-Rabosa

Domingo 26 de octubre, toca conocer la zona de "Xorret del Catí" situada en el termino municipal de Castalla.  

Una carrera que me va a sorprender no sólo por sus bonitas sendas emboscadas, por su barranco o las impresionantes vistas que tuve cuando alcancé el punto más alto de la carrera, esos cerca de 970 metros, que me recordó al cresteo de mi preciosa Granadella.

Comienzan 17 kilómetros de disfrute por las montañas protegidas de la Sierra del Maigmó, montañas llenas de vida, olor y pinos.


Todos preparados, salimos a trote de "chicos tardaré cerca de 3 horitas", en una pista que parecia no terminar y que de repente, rompe a la derecha y nos introduce en una preciosa senda llena de vida a la que mis ojos se llenas de sorpresa y dónde, sin darme cuenta, comienzo a disfrutar a cada paso.


Mis piernas dejaron de pesar y me dí cuenta de que iba a un ritmo suave pero constante. Siempre con el pensamiento de mis dos futuras carreras, comencé a pasar por el primer avituallamiento. 

Ya llevaba 5 km y ni me había enterado. Pasamos por esa preciosa zona, dónde había muchísima gente esperándonos y que, según me dijo un señor, esta es la Rabosa... por aquí, volveremos a pasar otra vez. 

Entonces yo recordé que la carrera era un "ocho", así que ahora tocaba la zona más técnica!!! ui... la que a mi me va a gustar. Y más que eso, me encantó. 

Era muy parecida a la ultra de Chiva, subidas de "ahi omá que me da un patatús, menos mal que me he traído los batones (gracias amor)" a bajadas de... "molan un mazo ahi que me quedo sin dientes" y de repente, de nuevo en Rabosa.

Tengo que añadir, que antes de volver a la zona recreativa de la Rabosa, pasé por una preciosa vía ferrata que, a parte de dejarme voquiabierta ya que era algo IMPRESIONATEMENTE ALTA o por lo menos me lo pareció a mi, la subí con gran habilidad y eso que, a mi las altura, me dan un poco de "yuyu"; asi, que cuando llegué arriba, grité y pensé en Jaime... seguro que te ibas a pensar que no la iba a subir, zas!! pues toma toma toma... jaaaaa

Y bien, quedaba la última subida que según me estaban diciendo era "para morirse!", así que agarre fuerzas en el avituallamiento y subí sin problemas. 

Bajando, me coloqué los cascos, porque desde el último avituallamiento hasta la meta, quedaban 2 kilómetros de senda, calurosa y aburrida... 

Y entre "feo, fuerte y formal" y los aplausos de todas aquellas personas que pasaba, llegué... y allí estaban ya, Jaime y Jose, que entre aplausos y venga Isa!! hicieron que mi entrada a meta fuera más que una fiesta... 




GRACIAS CHICOS...

17 preciosos kilómetros en 2:55:13 minutos...