miércoles, 27 de febrero de 2013

Invernal en Sierra Nevada


INVERNAL en Sierra Nevada, fin de semana 16 y 17 de febrero de 2013
Preparación Elbrus julio 2013
 


Según los pensamientos de nuestro querido Jaime, guia de la futura expedición al Elbrus (el techo de Europa 5.642 m) el próximo mes de Julio, era el ir un par de días de pateito por la Sierra de las Nevadas en Granada, para conocernos. Así que concretada la fecha de dicha excursión, el viernes 15 y sobre las 19 horas, con retraso debido a pequeñas incidencias domésticas y demás problemillas sin importancia, mi Jose y yo estábamos en casa de Jaime y de alli nos fuimos a Elche a buscar a Fabrice. 

 
Con la alegría y el nerviosismo de actividades así, serían las 21.00 horas cuando llegamos a Venta Quemada. Cena y camino hasta el Centro de Visitantes, situado a las faldas de la sierra. Alli pararíamos para hacer la noche, bajo el cielo estrellado de este precioso lugar. 



 
Al día siguiente, nos despertamos con la luz del alba, bueno... con la luz del alba y con la romería de coches que subían; collóns, que tostón de run run de los motores... Así que recogimos el campo base y para arriba!!! teníamos que estacionar en la Hoya de la Mora, cafetico y desayuno o vicebersa y comenzar el primer día de ruta in treking in running in the nieve crampones.

La primera cima, El Veleta, a nuestro querido Fabrice se le hizo muy cuesta arriba. Le costaba respirar y con el peazo de mochilon que tenía, cada paso era una tortura. Yo, sin embargo, estaba eufórica... me encontraba fenomenal y el día, aiiii, el día era perfecto. Fresquito y soleado... Así que llegamos a la cima del Veleta, a sus 3.396 metros de altura, dónde paramos para repostar. 

Todavía nos quedaba un largo recorrido, solo llevábamos 5 km y nos quedaba más del doble hasta el refugio de Poqueira, pero ahora, solo era aguantar el tirón; con paso lento pero sin pausa, nos colocamos ya a mitad del camino, donde hicimos una pequeña pausa para beber y comernos unas barritas y chocolate. 


Fabrice iba muy cansado y claro, cuando el resto vamos felices como perdizes, pues el cachondeo es mucho mayor. 

El pobre hombre, menos mal, que se lo tomó con humor, las risas eran tan grandes que se escuchaban en todo el valle.

Asi que, entre risas y demás cuentos, fuimos haciendo camino; la idea era hacer un par de picos más, pero la hora se nos estaba echando encima. 

Eran ya las 16.30 horas, cuando nos colocamos frente al refugio de Poqueira y delante del Mulhacén. 
Aqui, sentados en la nieve y con la preciosa tarde del valle, Jaime decicidió dejar su ascensión para mañana, menos mal, por que ahora ya comenzaba a estar cansada.
Así que sobre las 17.30 horas, llegamos al refugio y cual fue mi sorpresa? que no había agua caliente, como? la angustia me recorrió el cuerpo, pero bien, estamos en un refugio de montaña, a 2.500 metros de altura, con una temperatura de -5 grados y era comprensible que las tuberías estuvieran congeladas. 

Asi que, con muchísimo ánimo y al lado de mi querido Jose, me metí en la ducha y me hice un checo - sobaquis - culo - cara -  pies, que me quitó todo el mal estar. Nos vestimos, nos perfumamos y nos fuimos a comer ese boll de palomitas con esas cervecitas que tanto estábamos esperando... 
Después de la cena, Jaime nos enseñó a jugar a LA POCHA!!! por que la intención de venir hasta aqui, no era el pateo pre Elbrus, no no no, era aprender a jugar a LA POCHA... ajajajaja... Serían las 22 horas y yo estaba muerta de sueño, así que con mucho pensar mio, me fuí a dormir, mañana sería otro largo día y necesitaba encontrar la horizontalidad en mi cuerpo.
Al día siguiente, sobre las 8 de la mañana, ya estabamos en marcha. Nos esperaba una subidita muy muy larga hasta la base del Mulhacén y de esta a la cima, tan solo 1 km, pero de dureza. Sería la primera vez que subía al Mulhacén, al techo de la península, a esos 3.479 metros de altura.



Entre pasos llenos de dolor, porque me estaba saliendo una bambolla, y entre respiración algo entre cortada, llegué a la cima... alli tenía a mi querido Jose esperándome, con una bonita sonrisa y un gran abrazo.

Fotos, risas, más fotos, barritas y para abajo... El día era muy diferente al de ayer, estaba gris y las nubes querían soltar el agua.. así que , en vez o en lugar de irnos por otra zonas, decidimos volver por el mismo sitio. 

La vuelta fué rápida y sobre las 13 horas estábamos en el refugio de la base de El Veleta. Aqui hicimos una parada para comernos un bocadillo y seguir.
Jose estaba mal de la rodilla, a mi me dolian los pies, Jaime estaba de los nervios por que ya era demasiado tarde y Fabrice deseando llamar a su amada, jajajaja... vaya cuarteto!!!! 

Asi que llegamos al coche y corriendo bajamos para Granada, ya que eran las 16 horas y los domingueros comenzaban a moverse, aún así, pillamos algo de atasco. 

Antes de irnos, pasé por debajo del manto de La Virgen de Las Nieves para pedirle por toda la gente a la que quiero.